The Best bookmaker bet365 Bonus

Цени за дървен материал ЕМСИЕН 3

"Art must be practical in the beginning to be cosmopolitan in the end"  George Moon

   

MÚSICOS DEL MOVIMIENTO NACIONALISTA I.  Rusia.

 

 

  MIKHAIL GLINKA (Smolensk 1804 - Berlín 1857)

 

 

 

Es considerado el padre del nacionalismo ruso.  Fue criado por su abuela lo que le permitió tener contacto con la verdadera música rusa, la tradicional y folclórica.   Su contacto con la música “occidental” la tuvo al estudiar en San Petesburgo cuando era adolescente y su primer trabajo le permitió tener el tiempo libre necesario para poder dedicarse a su pasión: cantar y tocar piano.

Comenzó a componer música de cámara pero un viaje a Italia le hizo conocer y apasionarse por la ópera y compone su primera obra basada en un tema de su país, “La Vida por el Zar” (un campesino que da su vida por defender la de su zar).  Debido al entusiasmo que tuvo por el éxito de esta primera obra, compone Ruslan y Ludmila que no tuvo tanto éxito.

También fue un apasionado de la música española. Nació en 1804 y murió en 1857 en Berlín  y su influencia fue muy grande en la música incluso del siglo XX.

  Nocturne in Dm "La Séparation"

 

   

 

 

  MILY ALEXEYEVICH BALAKIREV (Nizhny Novogrod 1837-San Petesburgo 1910)

 

 

Se dice que era el líder del “grupo de los 5” y fue hijo de un oficial del gobierno; su carácter fuerte lo hizo una persona difícil de tratar; tuvo mucho interés en asuntos religiosos y a pesar de su carácter tuvo muchas obras de caridad.

  Russia (poema sinfónico)

 

 

 

 

  TSÉZAR ANTÓNOVICH KIUÍ (Vilna 1835-San Petesburgo 1918)

 

 

Hijo de un militar que estuvo en la guerra contra Napoleón en 1812, compuso óperas, música orquestal, música de cámara y música vocal y coral.

  Radiant Stars

 

 

 

  ALEKSANDR POFRIRIEVICH BORODIN (San Petesburgo 1833-1887)

 

 

 

Escribió una sola opera pero de tanto agrado que actualmente es muy escuchada en las salas de concierto.  Fue hijo ilegitimo de un viejo príncipe ruso y su madre fue quien le inculcó el gusto por la música, aunque era una apasionado de la química.  Cuando conoció a Balakirev comienza a componer su primera sinfonía e inmediatamente comienza con su ópera “El Principe Igor” que le llevo 17 años y dejó inconclusa al morir a los 54 años, misma que fue terminada por su amigo Rimsky-Korsakov quien orquestó también sus famosas Danzas Polovtsianas.

  Danzas Polovtsianas

 

 

 

  MODEST PETRÓVICH MUSSORGSKI (Toropets 1839-San Petesburgo 1891)

 

 

 

Considerado el más original del grupo de los 5.  Tuvo muchos problemas de estabilidad emocional debido al exceso en su manera de beber.  Fue un excelente pianista pero su pasión era la milicia que solo ejerció dos años que es cuando conoce a Balakirev.  Inició y dejó muchas obras inconclusas (por ejemplo sus tres óperas) debido a que murió por ataques epilépticos causados por su alcoholismo.  Una de sus obras más famosas, “Los Cuadros Para Una Exposición” fueron orquestados por Maurice Ravel posteriormente.

  Cuadros para una exposición.

 

 

 

  NIKOLÁI ANDRÉYVICH RIMSKI-KORSAKOV (Tijvin 1844-San Petesburgo 1908)

 

 

 

El más joven, activo y prominente del grupo de los 5.  Tuvo una carrera naval que combinaba con su gusto por la música.  Fue muy influenciado por la música de Glinka y convencido por Balakirev. Manejó en forma magistral su orquestación combinada con armonías exóticas en temas como “Capricho Español”, “Hechizada” (inspirada en el cuento de las 1000 y una noches) y en 15 óperas. Fue el responsable de terminar obras de sus amigos Borodin y Moussorgsky.

  The Flight fo the Bumble Bee

 

 

 

  PYOTR ILYICH TCHAIKOVSKY (Vótkinsk 1840- San Petesburgo1893)

 

 

 

Se le reconoce por algunos críticos como el más popular de los músicos “clásicos” debido a su pasión, musicalidad y colorido en sus orquestaciones. Su vida transcurrió entre un conflicto por tener una familia normal y sus preferencias homosexuales, problemática que se refleja sobre todo en sus últimas sinfonías.  Mucho de su trabajo está inspirado en la rica veta de la música folclórica rusa perfectamente combinada con la tradición sinfónica occidental.

Hijo de un ingeniero y de una madre francesa, estudió y se graduó como abogado pero al abrirse el conservatorio de San Petesburgo estudia música donde comienza a dar clases de armonía. Después del estreno de su primera ópera, conoce a Balakirev y al grupo de los 5 con quien trabajó estrechamente sin pertenecer a ese grupo.

Su obra incluye 6 sinfonías, un concierto para piano, y tres suites que lo han hecho muy famoso al incluir ballet: “El Lago de los Cisnes”, “El Cascanueces” y la “Bella Durmiente”.

  Piano Concerto No. 1 (a partir del minuto 31)

 

Algunas versiones alternativas a obras de estos autores:

Mussorgsky: Cuadros para una Exposición por Emerson, Lake and Palmer

Mussorgsky: Cuadros para una Exposición por Isao Tomita

Rimsky-Korsakov: El Vuelo del Abejorro por Maksim Mrvica

Rimsky-Korsakov: El Vuelo del Abejorro por Jennifer Batten

 

Notas al programa del maestro Arturo Brenan sobre la Obertura 1812:

"Si se considera que las aventuras napoleónicas son de lo más complicado que hay en la historia europea, para los fines musicales de hoy basta decir que, hacia 1810, el señor Napoleón Bonaparte tenía en sus manos, bajo su dominio directo, algunos bienes raíces bastante valiosos. Veamos...

Además de su imperio francés propiamente dicho, Bonaparte poseía las provincias de Iliria y Etruria, algunos de los estados papales, Holanda, y los estados germanos fronterizos con el Mar del Norte. Por si todo ello fuera poco, Napoleón había dado rienda suelta a su descarado nepotismo (muy al estilo de ciertos gobernantes nuestros de reciente memoria) y, gracias a ello, dominaba también algunos otros terrenitos de valor singular: el reino de Westfalia, gobernado por Jerónimo Bonaparte; el reino de España, bajo la tutela de José Bonaparte; el reino de Italia, cuyo virrey era un tal Eugenio de Beauharnais, hijo de Josefina, la ex-amante del emperador; el reino de Nápoles, gobernado por Joachim Murat, cuñado de Napoleón; el principado de Lucca y Piombino, que estaba en manos de Félix Baciocchi, otro de sus cuñados. Además, Napoleón tenía bajo su mando otros territorios, gracias a ciertos tratados francamente leoninos: la confederación de Suiza, la confederación del Rhin y el ducado de Varsovia. Y por si fuera poco, Napoleón se había casado con la archiduquesa María Luisa, hija del emperador de Austria, y como excepción a la regla, esta vez era el yerno el que tenía al suegro atrapado por el cuello. Pero todo esto no era suficiente; como es bien sabido, el joven emperador Napoleón tenía ambiciones muy serias, y para darle un susto al zar Alejandro, emperador de todas las Rusias (así se decía en la antigüedad), estacionó su enorme ejército en la frontera rusa. Como el zar Alejandro no pareció asustarse mucho con esta amenaza, Napoleón le mandó la caballería, la infantería, los cañones, los lanceros y todo lo que pudo, y fue en ese momento cuando su imperio comenzó a desmoronarse. El ejército ruso, peleando en su propio terreno, se dedicó a retroceder y retroceder, atrayendo al enemigo hacia una trampa, tal como se hace en el fútbol actual.


Napoleón Bonaparte llegó con su ejército a las afueras de Moscú en el mes de septiembre del fatídico año de 1812 y el día 14 entró a la ciudad... para hallarla abandonada. Esa misma tarde, Moscú fue arrasada por un terrible incendio causado, según se dice, por los propios rusos. Sin un ejército enemigo contra el cual pelear, y con una ciudad devastada que no le servía como botín, a Napoleón no le quedó otro remedio que emprender la retirada, en mitad de la cual lo sorprendieron dos terribles enemigos: un prematuro y feroz invierno, y los guerrilleros rusos que acabaron por perjudicar definitiva y catastróficamente al ya mermado ejército del emperador. De regreso en las comodidades de sus propiedades en Francia, a Napoleón le quedaban 10,000 hombres de los 453,000 con los que había emprendido la campaña de invasión a Rusia. Fue el principio de su fin: dos años más tarde, Napoleón iba camino de su destierro en la isla de Elba, conservando su título de emperador pero ya sin un imperio que administrar.


Sin duda, esa triunfal campaña de 1812 era un asunto digno de ser conmemorado por los rusos a lo grande, dadas sus vastas implicaciones en la geopolítica europea del siglo XIX. Así, a instancias de su amigo Nicolás Rubinstein, Tchaikovsky compuso en la primavera de 1880 su Obertura 1812 para conmemorar la derrota de Napoleón. Entre los temas de esta obertura es posible encontrar el antiguo himno ruso, algunas canciones folklóricas de Rusia, trozos del himno francés (La Marsellesa, por supuesto) y del nuevo himno nacional ruso, que suena triunfal al final de la obra en medio del tañido jubiloso de las campanas. Esta triunfalista partitura de Tchaikovsky contempla la posibilidad de incluir, en sus últimos momentos, el estampido de los cañones que recuerdan la campaña rusa de 1812. La inclusión de los cañones se ha realizado en las salas de concierto de diversas maneras: con grabaciones sincronizadas, con cañones disparados en algún sitio lejano y transmitidos radiofónicamente a la sala, con enormes tambores, incluso con generadores electrónicos de sonidos sintetizados. De cualquier modo, es un hecho que la Obertura 1812, sobre todo en sus últimas páginas, es una obra espectacular cuya ejecución suele llenar las salas de concierto.


Al retomar el tema napoleónico para finalizar este texto, es preciso recordar que el señor Napoleón Bonaparte fue una figura histórica suficientemente imponente como para generar diversas obras musicales. Así, además de esta Obertura 1812 de Tchaikovsky se puede mencionar la Sinfonía Heroica de Ludwig van Beethoven (1770-1827), originalmente dedicada a Bonaparte, así como otra partitura beethoveniana menos conocida, Sinfonía de la batalla (también conocida como La victoria de Wellington o La batalla de Vitoria) en la que se describe musicalmente el triunfo del duque de Wellington sobre Napoleón en una batalla decisiva. Existe también una Oda a Napoleón compuesta en 1942 por Arnold Schoenberg (1874-1951) sobre un texto de Lord Byron.


Concluyo diciendo que no se tiene noticia de algún comentario crítico por parte de Napoleón Bonaparte sobre laObertura 1812 de Tchaikovsky. Ello pudiera deberse, en parte, al hecho de que el ex-emperador murió sesenta años antes de su estreno."

 

INTERVALOS II. (Intervals II) 

RITMO

   EJERCICIO 26

   EJERCICIO 27

   EJERCICIO 28

   EJERCICIO 29

   EJERCICIO 30

   EJERCICIO 31

MELODÍA

   EJERCICIO 23

   EJERCICIO 24

   EJERCICIO 25

 

 

  TZENA

 

 

Online bookmaker Romenia bet365.ro

Best bookmaker bet365 register